Réquiem

{lang: 'es'}

Puedo escribir los versos más tristes esta noche,
escribir, por ejemplo,
Este Sporting es una hez
Mientras sigan los Fernandéz.

Al final nos lo han matado. Institucional y deportivamente. Somos un cadáver que necesita ayuda y malvive por la primera división de esta mierda de liga Santander a la espera que nos vengan a buscar en una barca con dos monedas en los ojos para atravesar la laguna estigia que nos lleva a segunda. De cabeza. Sin remisión.
Personalmente y ciñéndome a lo deportivo, no me importa tanto. Si el Oviedo no sube, la temporada que viene se presenta apasionante.

El año pasado sí. El año pasado tenía pánico a bajar por miedo a que nos desmantelaran el equipo. Iluso de mí. Desmantelar el equipo. No hizo falta bajar, joder, no hizo falta. Nos mantuvimos y han dejado esto como un solar.

¿Y quiénes son los culpables?

Pues está clarísimo: los del palco. Esa gentuza que lleva el desgobierno, la mentira, la podredumbre y la corrupción por bandera.
Con dos responsables civiles subsidiarios, también muy claros: Abelardo y Nicolás. Ellos dos fueron los que decidieron a quién fichar y a quién dar la baja. Sí, con las vergonzosas restricciones económicas impuestas por los de la Casina de Cristal pero, al fin y al cabo, los dos que decidieron.
Y el tiempo nos dice que decidieron mal. Mal no, fatal. Y deberían de pagar por ello con su cese. Uno de ellos, ya está fuera (aunque algunos sportiguistas de pro sigan empecinados, todavía hoy, en seguir machacándole, obsesionados y revanchistas), pero el otro, el otro sigue tirando del tetu. El otro tuvo la poca vergüenza, esta semana, de hacer unas declaraciones en las que decía que “No se ha sacado partido a esta plantilla”, o algo así. Mira, Nicolás, no sólo eres un mal compañero, ventajista y cínico, sino que das a entender que del tándem, el que pedaleaba mucho y bien eras tú, y que el otro era un incapaz. Como sportinguista que soy, me das asco.
Por cierto, me decía un amigo mío el otru día, con más razón que un santu, que Las Palmas nunca estuvo tan bien como desde que te fuiste. No digo más.
Cuando el año pasado se convirtió en hecho consumado que Joni se iba al Málaga, recuerdo que comenté que, personalmente, no me lo compensaba ni aunque fichásemos a Messi.
Luego, como soy de ilusionarme fácil, me ilusioné con los fichajes (francamente, sin tener prácticamente ni idea de casi ninguno de ellos). Me parecía que los Burgui, Cop, Amorebieta, Moi, Víctor, etcétera, hacían que, con lo que ya teníamos, tuviéramos un equipo mucho más completo que el año anterior. Supongo que Abelardo también lo creía.

Yo pienso que hay varios factores capitales para el desastre de equipo que tenemos:
- El bajísimo rendimiento de los fichajes (el único que, para mí, tiene el aprobado es Cop)
- El bajón de juego de Sergio Álvarez ( no es el de el año pasado, aun así, puede jugar coju en esti equipo)
- Tenemos el peor lateral derecho que recuerdo: Lillo
- La ausencia de Luis Hernández y Bernardo
- Y sobre todo, y por encima de todo, que no está Joni
Y Abelardo es el claro culpable directo de tres de los cinco puntos anteriores. Pero no de los dos últimos.
No. Estoy harto de envenenarme leyendo a la gente que Abelardo se cargó al Sporting de los Guajes. Hartito de leer que ponía a los guajes porque estaba obligado debido a la prohibición de fichar.
Cojones, pues claro que estaba obligado. El puto título del “Sporting de los Guajes” no lo puso él. Nos lo pusimos NOSOTROS. Nosotros y la prensa.
En mis antiguas crónicas siempre me declaré Guerrerista. Y me harté de leer que Guerrero no valía para primera. Y siempre defendí a Álex Menéndez. Y me harté de leer que Álex Menéndez no era jugador de primera.
Y ahora, la gente que tan claro tenía la valía de estos dos jugadores, pero para segunda división, se tiran de los pelos cuando Abelardo se los carga. Y también se tiran de los pelos cuando se carga a Álex Barrera, para quien pedí el Balón de Oro en alguna crónica… que el pobre ya ni va convocao con el Zaragoza (seguro que el entrenador del equipo maño es otro impresentable que lo tiene apartado y no le habla y blablablá)
Los cedidos Hali, Mascarell, Lichnovski y Sanabria. Van siete.
La baja al tarao de Vranjes. Ocho.
Luis Hernández, Bernardo y Joni. Once.

Éste es el Sporting de los putos guajes que se cargó Abelardo. Once jugadores fuera, y nos quejamos de que trece fichajes son muchos. Pues igual sí, pero no quedaba otra. Coño, ¿y por qué no quedaba otra? Teniendo Mareo ahí y tal… ya, pero es que el filial acaba de bajar a tercera; digo yo que por algo será. Bajo mi punto de vista, el tema de sacar jugadores va por ciclos, y a lo mejor, toca el ciclo en el que sale poco o nada. Y hay que joderse y buscarlo donde se pueda. “Sí ya, pero ye que Abelardo se autoproclamó defensor de la cantera, y luego fue todo una mentira”… no estoy de acuerdo; estoy convencido de que sí es partidario de la cantera, lo que no es, es gilipollas. No va a tirar piedras contra su propio tejado.

No hace mucho, un listo, en su afán de avalar su teoría sobre los pecados capitales de el Pitu, decía que Abelardo se cargó a Joni. Con dos cojones.
Precisamente por el único jugador que se mojó públicamente, y no una ni dos veces, en ruedas de prensa reclamando un ineludible esfuerzo a la hora de atar al jugador que él consideraba imprescindible. Recuerdo sus últimas declaraciones al respecto: “Sobre el tema Joni, ya dije TODO lo que tenía que decir”, en un clarísimo “los que tienen que hacer algo al respecto, que lo hagan”.
Pero en esta afición cainita, que defiende lo nuestro cuando interesa y lo despelleja cuando interesa más, la memoria es flojita y vamos recogiendo piedras para tirar según vamos caminando: coño, la piedra Barrera… pedrada; mira, la piedra Guajes… pedrada; hostia, la piedra Joni… la madre de todas las pedradas. Y así nos va.
No. Abelardo es el principal culpable del equipo que tenemos. Pero no del que no tenemos.
Por otra parte, si el equipo funcionase como es debido y se esperaba, íbamos a estar acordándonos de los Guajes por mis cojones toreros. Que santa Bárbara ye santa Bárbara y ahora truena que no veas.
Respecto a la concentración de hoy antes del partido, la división entre los aficionados, etcétera, ya dije ayer en Tuiter lo que tenía que decir al respecto:
Yo no estoy dividio porque nunca pertenecí a ninguna corriente. Yo quiero a los Fernández fuera y lo demás me tira del pie. Supongo que como a todos.
Poné-y la próxima concentración en contra de la gentuza de los Fernández el día del partido del Camp Nou, a la misma hora, y contad conmigo pa estar en la puerta 0 de El Molinón hora y media, o cinco horas si hace falta, gritando “Fernández vete ya” hasta quedarme sin voz. Mientras las concentraciones sean antes de un partido, ni borracho voy, al menos mientras sólo las haya antes de un partido. Lo de “NueveYUnPerru” lo tengo muy adentro, porque fui uno de aquellos gilipollas que fue a la Plaza Mayor corriendo por El Muro como un locu pa no llegar tarde, y encontrarme con aquella puta vergüenza que me encontré.
Mientras esta mafia siga aquí, no hay solución. Y mientras seamos una afición tan cómoda, la mafia seguirá. De eso no hay duda.

Una cosa que percibo y quería también comentar: en una de las últimas concentraciones contra la directiva a las que fui (sí, después de aquel día en la Plaza Mayor, seguí yendo, soy así de borrego) ver a la gente de la Tribunona entrando al campo increpando a los que allí gritábamos, ver a jubilados insultarnos, a los que sólo les importa que la pelotita ruede cada quince días, ver a Veiga llamarnos “hijos de puta” a golpe de corte de mangas, a Pepín, me produjo un sentimiento mezcla de ira y abatimiento, porque me di cuenta que hay gente a la que se la trae al pairo cómo está la institución. Ahora, la sensación que tengo cuando leo y leo en redes sociales es que alguno corre el peligro de convertirse en lo que tanto odia. No soporto ese maniqueísmo de que “O es blanco o es negro. Aquí no hay grises. O estás conmigo, o estás contra mí”. Alguno debería darse cuenta de que aunque muchos tengan el mismo sentimiento de repulsa hacia estos ladrones, no todos tienen por qué posicionarse, actuar o ejercer su descontento “como yo lo hago, que es como se debe hacer”. No amigos, libre albedrío. A mí me encanta leer a Hugo Pérez partiéndose la cara a diario en Tuiter, pero no llamo traidor y vendido a Joaquín, Maceda, Jiménez o Cundi (por citar alguno) al no hacerlo.
Sobre el partido de hoy… qué decir: una puta vergüenza. Pero no es culpa de Rubi. Es culpa de que el equipo no tiene nivel, a día de hoy, para competir en esta categoría.
Sólo un apunte: que me diga alguien a mí (a falta de ver más al chaval, por supuesto) en qué mejora Mikel Vesga a Sergio Álvarez.

Postdata:
Esto ya me llegó por… CUATRO sitios distintos!!!! . Si es cierto… ¿Dónde cojones está el dinero que la televisión catarí apoquina cada vez que juega Afif?

Esta entrada fue publicada en Nuestro Deporte. Guarda el enlace permanente.