Receta Pan Integral

{lang: 'es'}

receta_pan_integralEsta receta te permite hacer pan casero de forma sencilla, con pocos ingredientes. Este pan integral es perfecto para tostar, para tomar en rebanadas en los desayunos o también para preparar sandwiches. Se conserva muy bien varios días y además se puede congelar en rebanadas para luego sacarlas directamente para tostar. De esta forma no se estropea.

Ingredientes:

  • 350 ml de leche entera ligeramente tibia.
  • 325 g de harina de fuerza.
  • 25 g de harina de maíz integral.
  • 75 g de harina integral de espelta.
  • 75 g de harina de trigo del país.
  • 15 g de levadura fresca o 5 g de seca.
  • 20 g de miel de flores.
  • 8 g de sal.
  • 25 g de mantequilla.

Preparación:

Mezcla en un cuenco amplio la leche con la levadura en trocitos y la miel. Remueve un poco para que la levadura se disuelva. Añade las harinas, la sal y une todo hasta que se forme una masa pegajosa como un engrudo. Echa por encima la mantequilla derretida y estruja la masa con la mano hasta que se incorpore. Retira de la mano los restos de masa, ponlos en el bol y deja que la masa repose 10 minutos.

Unta ligeramente la mesa de trabajo con un poco de aceite. Amasa durante 10 segundos y forma una bola. Lava y seca el cuenco de trabajo, úntalo ligeramente con aceite, coloca la masa dentro y déjala reposar 10 minutos. Repite dos veces más el amasado de 10 segundos dejando reposar entre amasados 10 minutos. En total haz esta operación tres veces dejando reposar la masa en el último amasado unos 30 minutos.

Engrasa y enharina un molde rectangular de 30 cm de largo. Divide la masa en dos bolas de igual tamaño y colócalas en el molde con el cierre de la masa en contacto con la base del molde. Cubre con un paño ligero y déjala reposar hasta que el pan casi doble su volumen inicial. Calienta el horno a 210º con calor arriba abajo. Pincela el pan con un poco de leche y hornealo durante 15 minutos.

Baja la temperatura del horno a 180º y cuécelo durante otros 25 minutos más aproximadamente, según cada horno. Si se dora demasiado y no te gusta, puedes cubrirlo con papel de plata. Saca el pan del molde a una rejilla y deja que se enfríe completamente antes de consumirlo.

Fuente: Directoalpaladar

Esta entrada fue publicada en Recetas Asturianas. Guarda el enlace permanente.