Primera derrota

{lang: 'es'}

Qué gran central hubiera sido Petra Lazslo. Sí, ho, la húngara que entra a la altura de la rodilla a los refugiados. Primero dijo que había sido sin querer. Cuando se vieron otras de sus entradas de tarjeta roja tuvo que cambiar el tercio y decir que había tenido un ataque de pánico. Al final, pide perdón.
Yo no la perdono. Seguro que se la sopla, como a mí lo que le pase a ella, a partir de ahora.
Lo que no me la sopla, es ver los cientos de miles de Petra Lazslo que tenemos en España. Demasiados. Maroto Lazslo, ex alcalde de Vitoria, del PP, para variar, a la cabeza.
Y veo en redes sociales, en mi muro de Facebook, cosa que no ocurre con mi TL de Twitter, lógicamente ya que yo decido a quién sigo, cómo amigos míos, de hace muchos años, se posicionan con ese discurso racista, xenófobo y ultraconservador de Maroto, en el que intuyes las formas de Petra, y me paro a pensar: ¿Pero esto qué cojones es?.
Y sí, son amigos míos, son familiares míos, son gente que, en teoría, tienen muchas cosas en común conmigo; pero al final pienso que lo único que comparto con ellos es el DNI y el idioma. Nada más. Donde ellos ven nacionalidades, banderas y religiones, yo veo personas. Y no me considero mejor, pero me alegro tanto de no estar en esa línea que, en el fondo, no puedo evitar pensar en que no sé lo que soy, pero tengo muy claro lo que no quiero ser.

(Entrar en Tordesillas y no dejar piedra sobre piedra)

Y no me apetece meterme, hoy, ni siquiera con El Borbón. Vamos al partido.

Cuéllar, Lora, Luis, Bernardo, Isma López. Doble pivote para Omar Mascarell y Sergio, con Jony escoltando por la izquierda y Pablo Pérez por la derecha. Arriba Sanabria y Halilovic.
El 4-4-2 con el que lleva este curso y las novedades de Mascarell por Cases, Pablo por Carmona y Halilovic por Guerrero.
Yo, soy Guerrerista y Casista hasta la médula. Soy de los que piensa que la columna vertebral del equipo que nos ascendió se compone de Cuéllar, los dos centrales, los dos medio centros y Guerrero. Y claro, cuando me entero de la alineación, lo primero que pienso es si hay alguno mancáu. Pero no, es decisión táctica. Y pienso: “Pues qué coño, vamos a ver qué tal sale la cosa, que Abelardo es quien sabe de esto”. No me parez mal que pruebe, que se vea que esto no ye sota, caballo y rey; que haya más opciones de juego, de jugadores, que esto ye muy largo.
El partido empieza vibrante, con un ritmo muy alto y con los nuestros muy metidos. Mascarell tiene un buen manejo de balón, tiene percha y, aparentemente, más presencia que Nacho Cases.
Pablo Pérez muy participativo por banda derecha, Halilovic entra poco en juego pero cuando lo hace, ves cosas que hace mucho no ves por estos lares. Sanabria muy rápido, baja a recibir, cosa que hace como los ángeles y se apoya en los que vienen de cara para empezar las transiciones o, en su caso, las contras. Jony fallón pero con pinta de que no te puedes despistar ni un segundo con él, por la cuenta que te trae.
Les jugamos de tú a tú a los murciélagos. Apenas se acercan por nuestro área y nosotros seguimos jugando muy rápido, con las consiguientes pérdidas. Pero no tien mala pinta.
Primer avisu: córner cuyo rechace le llega a Jony que le pega una volea desde lejos a la que Domenech responde con un paradón.
Segundu avisu: combinación al borde del área con pase a Sanabria que hace un control orientado espectacular y que resuelve rapidísimo con un tiro raso y duro que le sale a un lado del portero pero no lo suficiente como para ponerla lejos de su alcance. El portero rechaza.
Tercer avisu: córner a favor del Valencia y salimos a la contra con un gran Sanabria que conduce con Jony doblándole a la izquierda, se la da y sigue carrera por el centro para que Jony llegue a línea de fondo, centre raso y no llegue al paraguayo por un pelín.
Y ahí se acabó el Sporting. Era el minuto treinta y, en ese momento, el Valencia se hizo el amo del partido.
¿Y por qué?. Bueno, quizá porque Abelardo había intercambiado las posiciones de Halilovic y Pablo sea uno de los motivos. Pero para mí, el motivo principal, es que Omar Mascarell se diluyó como un azucarillo. Y claro, sin Omar dando la cara, con Jony como una cabra loca y Halilovic desaparecido en banda, Sergio se las tenía que ver con Enzo Pérez y Javi Fuego. Demasiado para él, además de torear con Parejo, que anda por el campo por donde le sale del piescu.
Con el dominio en el centro del campo, pero el dominio total, aparecieron los dos laterales: Gayá y, especialmente, el putu Cancelo, que se marcó una primera parte escandalosa. Qué manera de jugar.
Y claro, los dos centrales bien abiertos, con Javi Fuego bajando a recibir y, literalmente, dos extremos en cada banda Gaya y Piatti por la izquierda y Cancelo y Feghouli por la derecha, nos hicieron pasar unos últimos quince minutos de primera parte de infierno. Y ojo, sin grandes ocasiones, excepto quizás, un remate de Negredo que sale desviado y la jugada del posible penalti de Lora a Parejo que para mí no fue, pero sí un control absoluto del juego. Había veces que se juntaban dos por banda derecha más Enzo Pérez de apoyo o dos por la izquierda con Parejo sumando efectivos. Una locura. Nuestros centrales, además de pegarse con el armario empotrado que es Negredo, se tenían que multiplicar en las ayudas a los laterales ante las avalanchas por banda. Hacía mucho que no veía un equipo tan potente por las bandas, me dejaron alucinado.
La simple desaparición de un jugador, Mascarell, te condena en esta categoría a pasar las de Caín. No hay más.
Descanso, que era lo que mejor nos podía pasar.
Comienza la segunda parte igual que acabó la primera: nos están comiendo. No somos capaces de parar el juego para poder reorganizarse sobre la marcha. No te dan tregua. Una jugada por la izquierda del Valencia acaba con remate a la parte superior de nuestro larguero. Sí pero no.
Con todo y con eso, nueva ocasión para el Sporting tras un centro por la izquierda que no recuerdo quién remata y el portero hace otra gran parada.
Abelardo mueve ficha y mete a Nacho Cases en el minuto quince del segundo tiempo. Y amigos, sale el gijonés, empieza a morder cojones en el mediu del prau y el Sporting vuelve a ser un equipo que le planta cara a todo un Champions. Nuno ve el percal y cómo las empieza a pasar Enzo, con tarjeta, y lo cambia por quien más miedo me daba a mí: André Gómez, y retrasando un poco a Parejo. Pero ni por esas; empieza el carrusel de ocasiones del Sporting: remate de Sanabria que pega en Parejo, triple ocasión que todavía su portero está pensando cómo las sacó, un remate de Pablo con todo a su favor tras otro centro por la izquierda que le pega mal y flojo, un centro por banda derecha, no recuerdo si córner o banda de Luis y el balón, tras dos toques acaba en Guerrero, que había salido al campo sustituyendo a Halilovic, con el portero encimando, la toca a un lado para driblarlo y se le va pelín larga chocando con Cases y perdiendo la más clara, quizás, de todo el partido. Hay que meterla Guerre, no hay disculpa que valga.
Ellos también tuvieron alguna, pero ninguna tan clara como las nuestras.
Me dice hoy mi querido y ausente amigo Jano que en la radio, Albelda, de comentarista, decía que firmaba el empate a falta de cinco minutos para el final. Ya me diréis cómo estaba viendo el temita.
Carmona sale por un agotado Pablo Pérez con el tiempo casi cumplido.
Y en el minuto 91, Isma pierde un balón en medio campo, nos pillan algo descolocados,, intentan un pase interior por el centro, el rechace cae a Feghouli, que dispara y pega en uno nuestro y el rechace (que tiene cojones la cosa) le cae por la izquierda a un tal Bakkali que centra de primeras ante la salida de Cuéllar, y la pelota, que baja pingona, la remata Alcácer, que había sustituido a Negredo, poniendo el 0-1 en el marcador. Creo que nos equivocamos en esa jugada, más allá de la pérdida de Isma. Cuatro jugadores van a cerrar en diez metros cuadrados el remate de Feghouli, y como dije, el rechace cae a la izquierda a Bakkali, solo, porque Lora está demasiado al centro.
Cara de haber comido la pipa podre del paquete de medio Molinón.
Aún así, tenemos la última oportunidad con un remate a bocajarro, de tampoco sé quién porque a esas alturas tengo los ojos fuera de las cuencas, que saca nuestro gran amigo Domenech.
Para mí fue muy injusto. Lo más justo hubiera sido, quizá, el empate; pero vamos, de ganar algún equipo, el que mereció ganar fue el Sporting. De eso no tengo dudas.
Hicimos otro gran partido. Apenas hemos aterrizado en primera división y tenemos hechuras de equipo trabajado, correoso, con bastante calidad y al que sólo le falta la suerte del gol. Jode mucho llevar cero goles, pero también tengo claro que si las oportunidades se siguen dando, los goles acabarán por entrar. No me cabe la menor duda.
Me gustaron Cuéllar y los dos centrales, me gustó mucho Sergio y me sorprendió gratísimamente el gran partido de Pablo Pérez. Por primera vez, me dio la sensación que pudo él con el partido y no al revés. Esta vez no se le hizo largo el campo, no se le hizo largo el partido. Le sustituyeron exhausto tras hacer un esfuerzo brutal, sin parar de correr durante todo el partido y con llegada pero sin suerte. Sanabria a un gran nivel, para mi gusto, y Guerrero en su línea… Pero esta vez sí debió marcar. Nacho Cases, por supuesto, debe ser titular en este equipo. Estoy seguro que el domingo en Riazor juega de mano. Ver veremos.
Yo salí muy orgulloso del equipo, y el resto de la afición creo que también tras la ovación que les regalamos al finalizar. Con esta actitud, no veo que no seamos capaces de mantener la categoría. Hay que ir a Coruña a comerlos vivos porque necesitamos los puntos y somos mejores que ellos.
Puxa Sporting!!!!!

EL PROBLEMA HALILOVIC

Fue el más flojo del equipo. Apenas intervino en el juego y no nos podemos permitir ese lujo. No en esta categoría. Cañetes, giros y cambios de orientación con el balón pegado a una velocidad de escándalo, arrancadas rapidísimas alargando el balón lo justo, y pinta de jugón. Un jugador que tiene que jugar sí o sí en este equipo. Pero ¿dónde?.
No parece fácil. Quizá no podemos medir sus verdaderas posibilidades con equipos con un nivel tan alto. Si estás en misa no puedes repicar campanes. Si el Valencia te abrasa por banda y tienes que estar ayudando a Lora continuamente, luego es imposible que salgas como tienes que salir en ataque. Y más si arrancas de lejos. Demasiado lejos del área rival.
Por banda derecha puede que valga cuando seamos nosotros los que llevemos el control de balón, ya, sí, eso lo entiendo perooooo… ¿Cuántos partidos en esta categoría vas a llevar tú la manija?, ¿compensa?.
Como segunda punta más de lo mismo: Guerrero presiona muchísimo la salida del balón del equipo contrario, se desfonda trabajando y eso el croata no lo puede hacer.
¿Qué otra opción hay?, pues jugar de media punta en un 4-2-3-1. Ya pero estamos en las mismas: ese sistema, en esta categoría, no sé yo si nos lo podemos permitir; creo que es demasiado ofensivo para el nivel que, de momento, tenemos.
Buf, no sé, a mí se me escapa, técnicamente hablando, dónde hacer que el chaval rinda. El toro que tiene que lidiar Abelardo no es fácil. Pero oye, eso va en el sueldu.

Esta entrada fue publicada en Nuestro Deporte y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.