Pintores Asturianos. Pepa Osorio.

{lang: 'es'}

Hasta este momento, todos nuestros pintores gijoneses han sido hombres, pero eso no quiere decir que en la ilustre Villa de Jovellanos solo pinten los “paisanos”, nada de eso. En Gijón también ha habido pintoras y muy reconocidas. Así que hoy vamos a hablar de una de nuestras más entrañables y queridas pintoras: Pepa Osorio.

Pepa Osorio

Nacía en Gijón el 6 de Agosto de 1923 Pepa Osorio en una familia bastante acomodada. Su padre, Melchor Osorio, era el propietario de una joyería en la calle Los Moros, de las primeras que hubo en la ciudad. Allí, en el pequeño taller de la trastienda, Don Melchor descubrió y alentó las dotes para el trabajo y la creación manual que su hija demostraba y completó su educación animándola a leer y formarse, ya que él mismo era un hombre culto y un gran lector. Prosiguió su formación pictórica con Eugenio Tamayo tras la Guerra Civil e influenciada por él comenzó pintando paisajes asturianos, para posteriormente trabajar con muchos otros estilos como el expresionismo, el colorismo, la tinta china…Pepa Osorio siempre se ha caracterizado por su inquietud a la hora de abordar nuevos estilos o darle un trasfondo temático a sus creaciones.

Sin título. Pepa Osorio (1980)

Exposiciones como “Testimonios de nuestro tiempo” (1979), donde desarrollaba el tema de la sociedad cibernetica, el hombre y la máquina, o la serie de dibujos “Los Esperpentos”, configuran una constante experimentación y búsqueda formal que siempre han acompañado a Pepa.

Sin Titulo. Pepa Osorio

Tras el obligado paso por Madrid, que le otorgó reconocimiento a nivel nacional y un deslumbrante paso por la sociedad artística de la capital, donde su cabellera rubia se comentaba tanto o más que sus obras, Pepa echó pronto de menos su Gijón natal y enseguida volvió a establecerse a la orilla del Cantábrico, donde se quedaría el resto de su vida, ya que a pesar de sus numerosos viajes, siempre regresaba a su Gijón del alma y a su estudio de la calle Langreo.

Su amplia trayectoria artística, siempre ha tratado temas sociales desde varios puntos de vista y utilizando diversas técnicas: su serie sobre los trabajadores manuales, o la ya comentada Testimonios de nuestro tiempo, que en 1979 titulaba sus cuadros: “Hacia el automatismo social”, “La cibernética y lo humano”, “Robots, Hombres y mentes” o “Manipuladores del cerebro” eran incursiones en el expresionismo, que luego abandonó en los 80 y 90. En sus últimos años, sus viajes a Africa fueron unos de sus motivos favoritos a la hora de pintar.

Invitación. Pepa Osorio.

En 2004, un año antes de su muerte, el Principado le otorgó, junto a otras mujeres artistas, la Medalla de Plata del Principado, que recibió orgullosa.

Pepa Osorio

************

Si te ha interesado el post, visita nuestra sección:

Pintores Gijoneses

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.