No pudo ser. No JJOO ni liderato. Ponferradina – Sporting de Gijón

{lang: 'es'}

ponferradina_sporting_gijonPor Romeomontescus

Me vais a permitir que hoy, antes de la crónica, dé mi opinión sobre la elección de los JJOO. Los todólogos es lo que tenemos, que como nuestro propio nombre indica, hablamos de todo aunque no tengamos ni idea de nada.

No nos tocó. Y no sólo no nos tocó sino que quedamos eliminados los primeros. Y eso que llevamos oyendo semanas que éramos favoritos, con la mejor candidatura, con el mejor proyecto. Las otras dos no valían ni para tacos de escopeta. Como siempre, somos los más grandones y los demás unos mierdas.

Pues nos dieron en todo el focicu. Como tantas veces. Y me temo que ni así aprenderemos.

Yo no voy a ser un demagogo diciendo que antes de organizar unos JJOO tenemos muchas otras prioridades. Ni que el gasto faraónico debería dedicarse a otros temas como sanidad, educación, empleo. Tampoco diré que, de haber conseguido la organización, esas inversiones, puestos de trabajo, mejoras en infraestructuras y activación económica no serían más que otra burbuja, otra huida hacia adelante. Ni por supuesto voy a hablar de prevaricaciones, más sobres, más estafas, más mamandurrios haciéndose de oro de forma rápida a base de contratos a dedo, enchufes y sobornos.

No voy a ser un demagogo diciendo todo esto, aunque lo piense.

El desenlace de ayer, a mí me gustaría analizarlo desde tres puntos de vista.

¿Cómo nos ven desde fuera?. ¿Por qué, con una gran candidatura, nos han eliminado los primeros?. Pues supongo que la visión de este país es la que tenemos muchos de los propios españoles: un país de pandereta. Y eso pesa más que ser limítrofes a una guerra o a posibles riesgos de radiación.

Un país del primer mundo con tintes tercermundistas. Un país donde la economía, el paro, la corrupción, la fractura social y política es el pan nuestro de cada día. Una jodida república bananera donde mejor te irá cuanto más arrimado estés al poder… a cualquier poder.

Y sí, era una gran candidatura. Y no lo era por llevar a 180 delegados (75 llevaban los turcos y 100 los japoneses), todos a coste público, bien subvencionados por los que estábamos aquí. Y tampoco por llevar al principito, con mejor cartel que papá pero representante de una monarquía obsoleta, vividora y tan corrupta como nuestra casta política. Y mucho menos éramos una gran candidatura por llevar como pichichi a doña Ana Botella, alcaldesa no electa, puesta a dedo por ser la “maridísima”, y que después de su intervención uno pensaba, con cierto temor, que cabía la posibilidad que le dieran los JJOO a Damasco y bombardeasen Madrid. Y mucho menos éramos una gran candidatura por llevar el apoyo logístico del señor Brey, presidente electo y con la mayor sombra de corrupción encima de toda la historia de la democracia en España.

Era una gran candidatura, pero visto lo visto, no era la mejor. Y punto.

Otro punto de vista es el del chovinismo tan nuestro. “Somos los mejores y los demás son una mierda”. Decía ayer en tuiter el gran Rafa Quirós que la mejor generación de deportistas españoles no puede con el vicio nacional por excelencia: el menosprecio al rival. Y no se le puede poner ni un pero señores, señoras. Así es. Leer la prensa, ver la televisión, oír la radio -determinadas radios- da una idea de cómo somos. Ayer, no sé quién decía, como aval a nuestra candidatura, que teníamos todo lo mejor, en comparación con las otras dos: infraestructuras, clima, apoyo popular, gastronomía… incluso tenemos los mejores deportistas, decía. A ver a ver, que en Londres 2012, Japón sacó 38 medallas por las 17 que sacamos nosotros; que estamos hablando de olimpismo, no de Madrid o Barsa, ni de motos, ni de F1.

Y eso no es ajeno a cómo nos ven. Lo segundo es consecuencia de lo primero. Y si yo soy un miembro del COI, ya miro con malos ojos a “estos listos”, y aunque valoraciones personales no deberían ser causa de voto, los miembros del COI, además de ser viejos y caducos, también corruptos y trincones, pues son personas y nos ven como yo veo a Cristiano Ronaldo: unos completos gilipollas.

Ver estos días cómo el Marca, o la televisión, o la radio, en sus secciones deportivas hablaban de las radiaciones en Fukushima o la guerra en Siria, hacía que se me revolviese el estómago. Me hacía sentir vergüenza, una vez más, de determinadas formas de entender el ser español.

Miles y miles de personas con globos de Mahou por las calles de Madrid, comiendo el osu cuando el osu estaba rascándose los cojones, más anchu que largu, en la cueva. Por otra parte, de haber sido previsores en la organización del evento, hubieran llamado a alguien del Libro Guiness de los Récords para, una vez eliminados, no perder el viaje y certificar el mayor Paquito el Chocolatero de la historia con todos esos madrileños que allí se hacinaban. Qué sé yo, por dar la nota de verdad.

Y el último punto de vista, es el de no saber perder y, como consecuencia, no aprender de los errores. Hoy, la portada de La Razón -produce monstruos- nos amanece con la foto de un joven tapándose la cara con la bandera de Ejjjpaña, supongo que llorando, y la leyenda: TONGO OLÍMPICO. Marca habla en su interior que Tokio “irradia emoción en el COI”. El As también escupe veneno y resentimiento; como ABC, El Mundo… no se libra ningún medio, joder.  Pues nada nada. Nosotros lo hicimos perfecto, son los demás los que no tienen ni puta idea, a seguir por ese camino, envilecidos ofendidos y ofuscados. que lo llevamos de cine.

Pero tranquilos, que creo que las candidatas para los JJOO de 2024 son Fukushima, Chernobyl, Ciudad Juárez, el Polo Norte y Madrid.

“Lles güi can”, ha dicho Ana Botella.

Por otra parte, lo guapo ahora va a ser cuando conozcamos a la mascota de Tokio 2020. Supongo que será cualquier animal con dos rabos, sin pelo y cagando fosforescente.

Y no pudimos ponernos líderes. Seguimos ahí arriba, pero da rabia pensar que siendo mejor equipo que la Ponferradina se nos escapó una gran ocasión. Y no me quejo, que lo mismo que pudimos ganar, también pudimos volver de vacío.

Cuéllar, Luis Hernández, Bernardo, Mandi y Lora en defensa. El doble pivote de siempre: Bustos y Garai, con Álex Barrera de enlace, Hugo Fraile por la izquierda, Isma López por la derecha y Scepovic en punta.

Partido duro de ganar. Difícil, trabado y contra un equipo que en ningún momento perdió la cara y la intención de ganar. Con un toma y daca, con momentos de dominio alterno y con muchas, demasiadas interrupciones.

Ellos salieron como verdaderos aviones, jugando rápido, en oleadas y con las bandas rápidas y muy  incisivas. Presionaban arriba y jugaban rápido el balón para llegar arriba lo más pronto posible.

Quizá nos pilló un poco de sorpresa el agresivo planteamiento de los bercianos; el caso es que en los primeros quince minutos sólo pudimos frenar el ímpetu del equipo contrario y mantener el tipo como podíamos. Así, a los siete minutos ya perdíamos 1-0. Una jugada por banda izquierda tras un córner en corto y un centro hacia dentro acaba con un taconazo de Fofó -que tiene cojones- se iba al palo izquierdo de Cuéllar convirtiéndose en el primer gol del partido.

Ellos seguían muy intensos, pero poco a poco el Sporting se fue sacudiendo a la Ponferradina de encima y a jugar de forma más que aceptable. Bien por bandas con Hugo Fraile e Isma López, con un Álex Barrera que se multiplicaba en tres cuartos de campo y Scepovic en su línea brillante a la que nos tiene acostumbrados. Por detrás, Bustos y Garai no aportaban absolutamente nada en la construcción ya que bastante tenían con intentar parar el medio campo contrario.

En una gran jugada del Sporting, partiendo de Cuéllar y sacando el balón jugado desde atrás, en el que los de la Ponfe nos presionaban como locos, con tres buenos toques nos sacudimos la primera línea de presión, llegando el balón en vertical a Barrera, que abre a banda para la llegada de Lora, que pone un centro con la zurda impecable para que Scepovic se adelante en carrera a su par rematando de cine, como un delantero de los de antes poniendo el empate en el marcador.

Y seguimos controlando el partido en la primera parte, con algunas ocasiones tras buenas combinaciones por banda y llegando con gente arriba.

Una falta de presión en medio campo por nuestra parte se convierte en un pase a la espalda de Mandi, y su extremo se cruza delante de Lora para plantarse solo delante de Cuéllar, estando a punto de marcar el segundo.

Cuando se juega con los centrales adelantados, es necesario que los medios centros hagan su trabajo de presión de manera impecable, porque si no, pasa lo que pasa, que nos ganan la espalda atrás con mucha facilidad con pases relativamente sencillos. Y hoy, como ya dije, Bustos y especialmente Garai no estaban en lo que celebraban.

Descanso con la sensación de que podemos ganar a poco que la defensa ande viva y los medio centros y Barrera estén muy concentrados.

Pero resulta que los primerso quince minutos del segundo tiempo fueron otro calvario. Ellos, viendo que Lora pasaba algunos apuros, cargaron el juego por la derecha y nos dieron como para el zorro. Rapidísimos y agresivos otra vez, con superioridad en el medio del campo debido a que Barrera estaba demasiado arriba, nos llegaban una y otra vez.

En una de las jugadas por la derecha, Lora pierde en carrera la batalla con su par, se meten en el área y el árbitro pita manos del de Móstoles que para mí no fueron. Penalti que Yuri malogra por culpa de un paradón de Cuéllar. Sí, bien, pero mal. La cosa pintaba mal. Tanto fue así, que otra vez la falta de presión hace que un pase por el centro saque los colores a Mandi por dos cosas: su mala colocación y su poca velocidad. Y claro, Fofó tenía que ser, nos metió el segundo -entre Fofó y Morcillo me están dando la liga-.

Es entonces cuando piensas que no hay nada que hacer y es entonces cuando el Sporting vuelve a tomar el mando del partido.

Sandoval quita a Hugo Fraile y a Barrera para dar entrada a Lekic y Carmona. Éste, pasa a la izquierda, Scepovic a la media punta y Lekic arriba.

Nos volcamos a por ellos, los metemos atrás, acumulamos efectivos arriba y en otra jugada por la izquierda, Lora, se coloca el balón en la pierna buena, pone un centro escandaloso y Carmona, que estaba sólo, hace un perfecto remate de cabeza para poner el empate en el marcador.

A partir de ahí, hubo unos diez quince minutos en los que parecía que remontábamos. Ocasiones a balón parado y en jugada. Una de Scepovic que creo estaba en fuera de juego la saca el portero con los ojos cerrados.

Pero ellos también salían a la contra muy rápido. En una de ellas, con Luis fuera de sitio, nos marcan el tercero que el árbitro anula cuando no había fuera de juego.

Y con un intercambio de golpes y, quizá, algo más de dominio sportinguista, se llegó al final del partido. Empate que sabe a poco pero que sabe a bastante. No sé si me explico.

No me gustó Sandoval. Y no me gustó porque teniendo a Álex Menéndez no puedes poner a Lora por la izquierda, dejando al chaval en el bancu… sobre todo porque quien sale por la derecha es Luis Hernández. Y porque Lora sufrió muchísimo en defensa. Y no me gustó porque tenía cuatro defensas y todos eran diestros. Teniendo a un zurdo, rapidísimo, como Álex, viéndolas venir.

Y no me gustaron los dos medio centros, que se vieron superados por el medio campo berciano. Y no hizo nada para corregirlo. Álex Barrera o está a setas o a rólex, pero no puede enlazar con los de arriba y además ayudar a los de atrás. El míster debería haberlo visto y debería haber hecho algo. Tampoco me gustó el último cambio. Metió a Santi Jara, que para variar no aportó nada, quitando a Scepovic, que estaba siendo, una vez más, el mejor del equipo.

Cuéllar estuvo bien, paró un penalti y no pudo hacer nada en los goles. Luis Hernández no dio una a derechas: pases al contrario, nula aportación en ataque, ramplón en defensa. Poner a Lora en la izquierda es hacérselo pasar mal si su pareja de baile es rápida, como era el caso; pero es que además, poner a Lora en la izquierda es joder la banda derecha. Bien Bernardo aunque no tan cómodo como otras veces. Mandi flojo, muy exigido -como toda la defensa- y se nota que no es central porque nunca va abajo. Es rarísimo verle tirarse a rebañar como hacen los centrales. Su lentitud le dejó en evidencia unas cuantas veces. Yo decía que quería ver esta defensa un día que nos exigieran, y ese día fue hoy. Precisamente el día en que no estaba Canella y los medios centros no estuvieron a la altura. No obstante, tampoco fue la casa de putas de otras veces. No quiero restar méritos a la Ponferradina, que hizo un muy buen partido en ataque.

Lora sufriendo mucho en defensa, yo creo que por jugar en una banda que no es la suya; en ataque estuvo a muy buen nivel.

Bustos y Garai eligieron hacer su partido más flojo los dos a la vez. Y el equipo lo notó mucho.

Álex Barrera bastante bien, aunque no con la presencia y brillantez de otros días. Creo que mérito de ellos y demérito de Sandoval.

Hugo Fraile bastante bien, aunque debería controlar el tema de las tarjetas. No sé si anda a una por partido. Isma López me dejó buen sabor de boca. A pierna cambiada tuvo buenos momentos, con buenas maneras y bastante participación. Lástima que no le acompañase Luis Hernández en su juego. Qué decir de Scepovic: gol, buen juego, clase… una gozada. Yo no le hubiera cambiado.

Carmona metió un gran gol y sacó dos o tres buenos córner. Intentó entrar en juego tanto por la izquierda como por el centro cuando salió Jara por Scepovic pero no pudo aportar mucho más.

Lekic fijó a los centrales y dejó con libertad a Scepovic, el hombre se intentó fajar como pudo pero no es que aportara grandes cosas.

En definitiva, un buen partido de ambos equipos, muy luchado y que debe servirnos de aviso para ver que no todo iba a ser tan fácil como los tres partidos anteriores.

Es fundamental que la defensa esté bien secundada por el medio del campo cuando el equipo contrario nos esté achuchando de verdad, pero también hay que conseguir que haya equilibrio con lo que están de tres cuartos de campo para arriba. Es complicado pero se puede hacer… corriendo mucho y dejándose la piel.

Si ganamos al Dépor, este punto de hoy es cojonudo. Después de ver un rato a los gallegos ayer contra el Murcia, les deberíamos dar para el pelo el domingo. A ver si lo conseguimos y podemos empezar a pensar que de verdad esto tiene buena pinta.

¿Me permitís un “AMADO, CABRÓN, SAL DEL MOLINÓN”?… Gracias.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.