EL TEJÓN

{lang: 'es'}

image009

Vamos a hablar hoy de un animal ampliamente extendido por todos los ecosistemas de la geografía Asturiana. El tejón,Melandru en asturiano.

Se trata de un mustélido que lleva sobre el planeta bastante mas tiempo que nosotros, aunque esto no le haya servido para granjearse nuestro respeto precisamente. Ha sido un animal diezmado y perseguido por su piel, por los destrozos que hacía en las cosechas ( sobre todo maíz ) y por la ignorancia e incultura con que habitualmente hemos pagado a nuestros compañeros de patio. Como decía , yacimientos paleontológicos  estiman  que lleva 4 millones de años por estos andurriales.

tejon

Es un animal de hábitos nocturnos, que se alimenta prácticamente de todo lo que encuentra, raíces, frutos,huevos, pequeños roedores etc. Es complicado verlo, yo habré visto 2 o 3 en toda mi vida y siempre de noche.

Pesa de 10 a 20 Kg y mide en torno a 80 cm.De grueso pelaje, cabeza triangular, ojos y orejas pequeños , un olfato muy desarrollado y unas poderosas mandíbulas.Da la impresión de torpón, pero es un aguerrido defensor de su territorio y es capaz de plantar cara si se ve acorralado al perro mas pintado.

En nuestra Asturias no tiene enemigos naturales, a excepción naturalmente del hombre, aunque con la desruralización de nuestra sociedad, parece que su población últimamente está creciendo.

Sus fuertes uñas le convierten en un excelente zapador (De hecho, parece ser que su nombre proviene de tejer,construir, en latín ). Capaz de excavar profundas galerías, donde alumbrar a sus retoños, periodo en el que la hembra pasará mucho más tiempo que el macho en casina,dejándole a él la responsabilidad de conseguir alimento y custodiando ella a la prole. Parece que ambos asumen sus roles sin las suspicacias que caracterizan a los humanos.

Supone el tejón un caso curioso en cuanto a la gestación de sus crías, ya que las hembras poseen lo que se llama implantación diferida y es que los tejones empiezan sus amoríos en primavera, que es cuando hay abundancia de carretillas de  alimentos, pero si la naturaleza siguiese su curso, la señora tejona pariría a finales de verano y las crías tendrían que salir adelante en invierno que es cuando escasea el alimento.El truquillo es que el óvulo fecundado no se implanta en el útero hasta que el reloj biológico les diga que nacerán en primavera.

Se trata en definitiva de un hermoso animal, cuyo carácter esquivo le ha hecho merecedor de pertenecer a la mitología asturiana y al que, como decía, es bastante difícil ver.

La próxima semana más y mejor

Por Micky Valdés.

Esta entrada fue publicada en Conociendo Asturias y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.