El petirrojo común

{lang: 'es'}

Por Miguel.

Desde este apartado del blog, voy a tratar de acercaros a los miembros de la fauna Asturiana más representativos,  que en muchos casos son nuestros silenciosos vecinos. Más cercanos de lo que creemos.

No soy ningún experto, así que pido disculpas de antemano por los errores que cometeré y por alguna licencia que no podré resistir en plasmar. La intención es, en 3 pinceladas, describiros y a veces sorprenderos con los hábitos de nuestros silvestres compañeros. Es posible también que os torture con alguna anécdota y algún chascarrillo.

Bienvenidos, empezamos.

El primer miembro de la fauna asturiana que se asoma a nuestro rincón es el Petirrojo Común.

el petirrojo comun

Se trata de un entrañable pajarillo que todos estáis cansados de ver. Sin duda es el más atrevido  y osado de nuestros pájaros . Se distribuye por toda nuestra Asturias, desde parques y jardines, de ciudades y pueblos, hasta las montañas más recónditas  la foto que os mostramos es en el río Cares)

En Asturias lo conocemos como el Raitán, aunque también se le conceden otros nombres como Pechín o Papu Bermeyu.

Esta criatura de aspecto amigable, es inconfundible por la mancha naranja que le adorna el pecho y la cara, fundiéndose luego en un precioso gris azulado.

Tiene un canto melodioso que,  sobre todo cuando cae el sol en primavera y verano, puede deleitarnos  con la profundidad de sus notas.

Hacen su nido en casi cualquier sitio. Una primavera tuve la inesperada visita de una pareja que crió en mi ventana. Generalmente, hacen 2 o 3 puestas al año  de 5 o 6 huevos, y la prole a los 15 días ya está en disposición de volar del nido. Más o menos como sus primos, los humanos.

Se alimentan de todo tipo de invertebrados, semillas y bayas.

Es habitual verlo inquieto, persiguiendo con astucia al tractor que removerá la tierra, dejando al descubierto cualquier sabrosa larva, insecto o infeliz gusanillo.

Su osadía no conoce límites ,llegando a entrar en  casa aprovechando una ventana abierta o una puerta mal cerrada .Es frecuente verlo en un posadero cercano, desde  donde nos mira indolentemente a la espera de que le hagamos una foto o le obsequiemos con algún manjar.
Vamos, que le falta pedir vez pa jugar la partida, mientras toma un culete.

A pesar de su rechoncho aspecto, y de que parezca  estar  siempre sonriendo, es un feroz defensor de su territorio (1000 m ). Llegando a entablar salvajes combates con el atrevido  invasor. Incluso  a veces sin ser de su especie. Un gallu, vaya.

Estaba echando un ojo a una página más seria y técnica, por si había olvidado algún dato relevante, o me había columpiado demasiado, y no me puedo resistir a mostraros una información que no me atrevo a desarrollar.

La brújula magnética aviar del petirrojo europeo ha sido ampliamente estudiada,  y utiliza magnetorrecepción basada en la visión, en el cual la capacidad de detectar el campo magnético de la tierra para la navegación se ve afectado por la luz que entra en el ojo del ave. Aunque todavía no se entiende por completo el mecanismo físico de su sentido magnético, se considera que podría incluir entrelazamiento cuántico de espines de electrones.

Como lo oís. Hasta la próxima entrega. Esperamos que haya sido de vuestro interés.

Esta entrada fue publicada en Conociendo Asturias. Guarda el enlace permanente.